Huesca recorre por segundo año los caminos del perdón, la comprensión y la atención plena que llevan a la felicidad

 MG 0078
_MG_0004

El lama Drubyu Tempa. Alejandro Lansac/Ronda Comunicación.

Alcanzar la paz mental a través de la meditación, la sabiduría de perdonarse a uno mismo y a los demás, cómo superar la crisis aceptando lo que somos, estar plenamente consciente y atentos en el día a día. Estos caminos hacia la felicidad se han recorrido hoy en Huesca en el II Congreso de Salud y Conciencia ‘Viniste a ser feliz no te distraigas’ que ha organizado la asociación de meditación Amavi, en colaboración con la Diputación Provincial, la Comarca de La Hoya, el Ayuntamiento de Huesca y con el patrocinio de Grupo Usa Móvil, concesionario oficial de KIA.

_MG_0009

Marta Salvat. Alejandro Lansac/Ronda Comunicación.

Los caminos los han marcado grandes maestros como el lama Drubyu Tempa, la bailarina y terapeuta holística Marta Salvat, el psicoterapeuta y sociólogo Enrique Martínez y Sesha, gurú de la técnica de meditación Vedanta Advaita. A ellos se unirán mañana en la segunda y última jornada del congreso el escritor y conferenciante Sergi Torres y el psicólogo clínico Fidel Delgado, un “titiripeuta” como se define así mismo al aplicar el humor para conectar con nuestro yo interior.

Unas 800 personas, llegadas de varios puntos de España, han llenado el Palacio de Congresos de Huesca dispuestos a profundizar en los caminos hacia la paz interior y la atención plena en el presente, objetivos que se marca esta cita para combatir el estrés que protagoniza este siglo XXI.

_MG_0084

Asistentes al Congreso de Salud y Conciencia. Alejandro Lansac/Ronda Comunicación.

La jornada la han inaugurado el alcalde de Huesca, Luis Felipe, y la consejera de Cultura de la Comarca de La Hoya, Beatriz Calvo, que han animado a todos los asistentes a disfrutar de los encantos que ofrece la capital altoaragonesa, su cocina con tres estrellas Michelín o sus parajes que invitan a la tranquilidad. Por su parte, el director del congreso y responsable de la asociación de meditación de Huesca Amavi, Juan José Abizanda, tuvo palabras de reconocimiento para todos los voluntarios que están haciendo posible que este congreso haya podido realizarse.

El lama Drubyu Tempa se mostró encantado de estar en la capital de su tierra, como afirmó ya que a pesar de ser originario de Bután vive desde hace años en el lamasterio de Panillo, cerca de Graus y se siente un altoaragonés más. Precisamente el lamasterio ribagorzano centró el inicio de su ponencia invitando a todos los asistentes a participar de sus retiros espirituales. El lama enseñó a vivir “en paz, amor hacia los demás y hacia uno mismo, con alegría, felicidad y compasión”.

_MG_0137

Los monjes de Panillo en el Congreso. A.L./.R.C.

“Hay que practicar primero. Hay que subyugar emociones. Vivimos en el ego, que viene de la ignorancia y ésta de la tendencia al apego. Nos provoca celos, orgullo, enfado. Hay que subyugar todas estas emociones. Si uno no reconoce todo esto nunca tendrá paz”, señaló. Pero ¿cómo deshacernos del ego y de la sensación de apego? “El camino es largo pero empieza con la concentración y la atención plena para tener calma mental y una conducta excelente”, sentencia.

_MG_0217

Marta Salvat durante su ponencia. A.L./R.C.

Si la contemplación y la compasión fue el discurso del lama Tempa, la bailarina y profesora de cursos de milagros Marta Salvat enseñó el poder que tiene el perdón hacia uno mismo y hacia los demás. “Hay que entrenar la mente para sabernos perdonar. El perdón nos hará llegar a una zona de paz y vivir nuestro día a día desde otro punto de vista. La decisión está en uno mismo. Hay circunstancias externas que nos pueden colapsar o desubicar pero siempre hay una alternativa, la de la paz”, comentó. Para esta sanadora holística en el momento que uno se perdona a sí mismo “ya no se siente culpable y se tiene que comprometer con uno mismo a ser feliz”, de ahí que cueste tanto el poder perdonar.

_MG_0267

Enrique Martínez, durante su ponencia. A.L./R.C.

La jornada de tarde la abrió el psicoterapeuta, sociólogo y terapeuta Enrique Martínez que ha enseñado las oportunidades que ofrecen las crisis y cómo saber encararlas. “Las crisis son oportunidades de crecer”, ha indicado, si bien la clave está en encararlas con rendición y siendo conscientes de que “lo que no depende de nosotros no puede hacer daño en lo que realmente somos”.

Parafraseando a Descartes, afirmó: “Nada hay que esté en nuestro poder salvo nuestros pensamientos”. “Nada puede traerte la paz salvo tu mismo.

_MG_0263

Gran asistencia al Congreso de Salud y Conciencia. A.L./R.C.

Paz y felicidad dependen de nosotros mismos. Al final todo camino espiritual nos conduce a la comprensión de lo que somos y la atención nos lleva a casa”, explicó.

Y citando a su abuela analfabeta, sentenció: “lo que viene, conviene”, como aforismo total de la aceptación del destino.

La última ponencia de la tarde la impartió el divulgador de la filosofía Vedanta Advaita, Sesha, quien fusionó en su intervención a los clásicos orientales y occidentales de los que el ser humano actual se nutre, aún sin saberlo. Sesha, que repite en este segundo congreso en Huesca, indicó que la clave de la meditación pasa por determinar “la naturaleza de la atención” que hay que buscarla desde pautas orientales “puesto que los cánones occidentales no se ocupan de ella”. Para Sesha, el acceso a la tecnología y a la información ha propiciado que tanta gente hoy busque dar respuestas a inquietudes que han estado siempre anhelando el espíritu del ser humano.

_MG_0393

Sesha durante su charla. Alejandro Lansac /Ronda Comunicación.

Sesha contó a un entregado auditorio su experiencia mística tras años de contemplación, búsqueda interior, en grupos y filosofía, y cómo alcanzar estados de consciencia plena a través de la meditación que le abrió una nueva forma de percibir el universo. “En occidente somos esclavos de nuestros propios hábitos milenarios, somos lo que nos dicen las grandes cadenas comerciales o Hollywood. y ¿dónde queda nuestra libertad?. Nuestra atención está tan fragmentada como el lenguaje. Occidente está lleno de pre-conceptos y prejuicios, y de hábitos que se pueden convertir en una obsesión. Al final la libertad se pierde en el camino porque no sabemos a ciencia cierta de qué va la libertad. Pero hay dos cosas que no son hábitos: comprender y amar; dos cosas que no se pueden esquematizar y que son libres: la compresión y el amor”. El maestro abogó por el modelo de conocimiento oriental, donde el yo está incluido en la conciencia y no existe dualidad. “Es posible actuar y pensar sin que haya yo. Es posible conocer los objetos sin que haya yo. Es lo que plantea Oriente, y la tradición Advaita plantea el concepto de concentración como el inicio a una correcta percepción y cognición”.

La jornada culminó con una cena y contemplación de las estrellas en el Planetario, cuyo aforo había quedado al completo días atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *